Preguntas frecuentes sobre autoconsumo – Auto Consumo al Detalle – ENERAGEN

ASPECTOS GENERALES

1Queremos disponer de nuestro propio sistema de generación y autoconsumir nuestra electricidad, pero permanecer conectados a la red, ¿es esto posible?

Por supuesto, no solo es perfectamente posible, sino que esta modalidad es legal y la más aconsejable.

Está totalmente regulado cómo disponer de un sistema de generación de electricidad propio del que autoconsumir la electricidad autoproducida y, además, permanecer conectado a la red para poder tomar electricidad de ésta cuando nuestro consumo así lo requiera y nuestra instalación de generación sea incapaz de proporcionar la totalidad de la energía eléctrica demandada (ver RD 900/2015, de 9 de octubre, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo en la sección de aspectos jurídicos y legales de esta web).

2Me gustaría saber si puedo consumir electricidad, pero generada no con un sistema fotovoltaico, sino con un aerogenerador.

 puede hacerlo. El autoconsumo está permitido para todas las tecnologías de generación, lo cual incluye no sólo a la fotovoltaica, sino también a la eólica, hidráulica, etc. También puede realizarse con generadores que utilicen fuentes energéticas más convencionales.

3¿Cómo funcionan las instalaciones para autoconsumo? ¿Se permite incorporar baterías para la acumulación de energía?

De acuerdo con el marco regulatorio actual, las instalaciones de autoconsumo pueden cubrir total o parcialmente la demanda de energía eléctrica de la vivienda, edificio o centro consumidor mediante un sistema de generación propio. Cuando la producción del sistema generador es inferior a la demanda se puede seguir consumiendo energía eléctrica a través de la red eléctrica y cuando la producción sea superior a la demanda, es posible verter el excedente a la red.

También es posible la incorporación de elementos acumuladores (baterías) que permiten almacenar los excedentes de energía generada y aprovecharla en momentos en que la generación no sea suficiente, o bien combinarla con estrategias de gestión de dicha energía almacenada basadas en criterios económicos, en función del precio de compra de la energía en el mercado en cada momento.

4¿Puedo desconectarme de la red y generarme mi propia electricidad?

Cualquier ciudadano podría optar por desconectarse de la red e instalar un sistema de generación de electricidad propio a través del cual se autoabasteciera, ya sea con módulos fotovoltaicos, aerogeneradores,… incluso con grupos electrógenos convencionales.

Estas instalaciones se denominan instalaciones aisladas  de la red (no deben confundirse con las instalaciones de autoconsumo interconectadas), no participan en el sistema eléctrico y, por tanto, tampoco les es de obligación gran parte de la normativa asociada al autoconsumo conectado a la red. Su legalización es sencilla y para ello debe dirigirse al Servicio o Departamento con competencias en Energía de la Comunidad Autónoma a la que corresponda la localidad donde se implante la instalación.

Lógicamente, la instalación deberá diseñarse para proveer toda la electricidad que el consumidor precise durante todas las horas del año en el que exista dicha demanda de electricidad. Para ello, lo habitual es diseñar el sistema integrando en el mismo un sistema de baterías que almacene la energía generada que no se utilice en el instante, con una potencia de salida y capacidad de almacenamiento suficiente para atender la demanda cuando el sistema generador no produce energía (por ejemplo de noche, en caso de que el generador sea una instalación solar).

En cualquier caso, por motivos técnicos, económicos y de seguridad de suministro, por lo general está desaconsejado desconectar el consumo de la red eléctrica, siendo mucho más eficiente llevar a cabo una instalación de autoconsumo que funcione en paralelo con la red.

Sin embargo, cuando se prevea ejecutar la instalación frente a conectarse a la red, por ejemplo en aplicaciones agropecuarias o ganaderas de nueva implantación, el criterio a seguir sería valorar el coste de la acometida a la red y el pago de la electricidad consumida a la empresa comercializadora frente al coste de la instalación generadora (fotovoltaica, eólica, mixta de ambas, grupo electrógeno, etc.) y su mantenimiento.

ASPECTOS PROCEDIMENTALES

1¿A quién me tengo que dirigir y cuál es el procedimiento para conectar una instalación en autoconsumo a la red?

En general para la puesta en marcha de una instalación de generación en autoconsumo puede dirigirse al Servicio o Departamento con competencias en Energía de la Comunidad Autónoma a la que corresponda la localidad donde se ubique la instalación, para que le orienten en los pasos a llevar a cabo. También tendrá que contactar con la empresa distribuidora de electricidad de su zona para la conexión de la instalación (tenga en cuenta que este trámite debe hacerse ante la distribuidora y no ante la comercializadora que es la empresa que le envía la factura a su domicilio), y finalmente tendrá que registrar la instalación en el Registro de Autoconsumo del Ministerio competente en materia de energía(*).

En cuanto al procedimiento a realizar, este depende del tamaño o potencia de la instalación de generación que se quiera instalar y de su tipología. Por ejemplo, el caso más sencillo es el de montar una instalación de Tipo 1 (las características de esta tipología están descritas en el apartado modalidades de esta web) de potencia inferior a 10 kW. En este caso, los pasos básicos a realizar son los siguientes:

  • Solicitud de conexión a la empresa distribuidora y adecuación del contrato de suministro al de suministro con autoconsumo.

  • Realización de la instalación de generación para autoconsumo.

  • Al finalizarla, solicitud de conexión de la instalación nuevamente a la distribuidora presentando el certificado de la instalación.

  • Legalización de la instalación en el Servicio o Departamento con competencias en Energía de la Comunidad Autónoma a la que corresponda la localidad donde se implante la instalación. En ésta tendrá que presentar básicamente el certificado de la instalación y su puesta en marcha con la compañía distribuidora.

  • Finalmente, registro de la instalación en el Registro de Autoconsumo del Ministerio competente en materia de energía(*).

  • (*)Aclaración: Se ha publicado en el BOE núm. 156 de 01 de julio de 2017, la Resolución de Sentencia del Tribunal Constitucional que declara contrario al orden constitucional de distribución de competencias y, por tanto, inconstitucional y nulo, el apartado tercero del artículo 4 y los artículos 19, 20, 21 y 22 del Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre. Estos últimos relativos al Registro del Autoconsumo del MINETAD. La Resolución reconoce las competencias autonómicas sobre la autorización y registro de estas instalaciones, por lo que queda pendiente la posible creación de estos registros por las distintas Comunidades Autónomas.

  • Si desea conocer con mayor detalle el procedimiento de tramitación de las instalaciones de autoconsumo, consulte el apartado de tramitación administrativa en la sección El Rincón del Instalador de esta web.
2Se quiere llevar a cabo una instalación para autoconsumir energía en un hogar, ¿se puede adquirir un kit doméstico y un contador eléctrico y montarla el propio usuario?

En primer lugar, una instalación de autoconsumo no deja de ser una instalación de generación de energía eléctrica, por lo que debe siempre llevarla a cabo un instalador autorizado. De acuerdo con lo establecido en el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión (REBT), dicho instalador deberá poseer la categoría de especialista en “instalaciones generadoras de baja tensión”, para garantizar el cumplimiento de todas las condiciones técnicas y de seguridad que exige tanto el REBT como la compañía distribuidora de la zona.

Por otra parte, si bien es posible adquirir un kit doméstico, que puede parecer más sencillo, éstos no siempre tienen por qué ser los idóneos para nuestros consumos. Se recomienda que un proyectista, o el propio instalador de estos sistemas, sea quien dimensione la instalación de autoconsumo que mejor se ajuste a nuestro perfil de consumo con el fin de que resulte lo más ventajosa posible.

Además, en el caso de los contadores de energía eléctrica, estos pueden ser instalados tanto en régimen de alquiler con la empresa eléctrica, como adquiridos en propiedad. Si se opta por tenerlo en propiedad, la compañía distribuidora exigirá que el contador esté homologado, calibrado, y ensayado por un laboratorio acreditado, para posteriormente ser precintado. Por ello, se suele optar por instalarlos en régimen de alquiler a través de la compañía distribuidora.

Por último, se debe tener en cuenta que la instalación ha de legalizarse y para ello se precisa, entre otros, el certificado final de la instalación suscrito por instalador autorizado, así como una supervisión por parte de la empresa eléctrica distribuidora y la firma del correspondiente contrato, así como la autorización en el servicio territorial competente en energía, por lo que se desaconseja la ejecución de instalaciones de autoconsumo por los propios usuarios, conductas que, además de ser sancionables, podrían conllevar riesgos para la seguridad de los usuarios.

3¿Qué pasos se han de seguir para tener una pequeña instalación de autoconsumo en un hogar, ¿basta con que una empresa instaladora autorizada la realice y emita el certificado de instalación para empezar a autoconsumir y/o vender energía a la red?

Para llevar a cabo una instalación de autoconsumo que nos permita generar nuestra propia electricidad para consumirla se han de seguir una serie de pasos para asegurar que ésta se realiza de manera adecuada y segura.

La empresa instaladora autorizada deberá contactar con la compañía eléctrica distribuidora de zona, ya que ésta tiene que tener constancia de que se va a montar una instalación generadora asociada a su consumo y verificar la instalación, independientemente de que la instalación sea de Tipo 1 (sólo autoconsumo) o Tipo 2 (venta de excedentes a la red). Incluso en el caso de instalaciones de potencia menor de 10 kW, el titular de la misma, directamente o a través del instalador, tiene que solicitar a la empresa distribuidora el punto de acceso y conexión de su instalación con la red de distribución de baja tensión, antes de su construcción.

Una vez realizada la instalación, se tiene que remitir a la empresa distribuidora una solicitud de conexión de la instalación, acompañada del contrato técnico de acceso y el certificado de instalación debidamente diligenciado por el Servicio o Departamento con competencias en Energía de la Comunidad Autónoma, en el cual también se habrá legalizado la instalación. La empresa distribuidora dispondrá de un plazo de 10 días hábiles para formalizar el contrato técnico de acceso, verificar la instalación y realizar la conexión de la instalación de producción a la red de distribución existente.

Finalmente, tendrá que dar de alta su instalación en el registro de autoconsumo(*) así como modificar su contrato de suministro con la comercializadora.

A partir de este momento, el titular ya podrá autoconsumir la energía producida por su instalación generadora y verter los excedentes a la red, estando posibilitada la venta de excedentes para el caso de instalaciones de Tipo 2.

  • (*)Aclaración: Se ha publicado en el BOE núm. 156 de 01 de julio de 2017, la Resolución de Sentencia del Tribunal Constitucional que declara contrario al orden constitucional de distribución de competencias y, por tanto, inconstitucional y nulo, el apartado tercero del artículo 4 y los artículos 19, 20, 21 y 22 del Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre. Estos últimos relativos al Registro del Autoconsumo del MINETAD. La Resolución reconoce las competencias autonómicas sobre la autorización y registro de estas instalaciones, por lo que queda pendiente la posible creación de estos registros por las distintas Comunidades Autónomas.

  • Si desea conocer con mayor detalle el procedimiento de tramitación de las instalaciones de autoconsumo, consulte el apartado de tramitación administrativa en la sección El Rincón del Instalador de esta web.
4¿Puedo realizar una instalación fotovoltaica para autoconsumo para cumplir con el Código Técnico de la Edificación?

Sí, es posible. La sección HE5 del Código Técnico de la Edificación (CTE) establece, para determinados usos, la obligatoriedad de alcanzar una contribución fotovoltaica mínima en los edificios de nueva construcción o reformas integrales de edificios existentes. La potencia fotovoltaica a instalar dependerá del tipo de uso del edificio y de su superficie. Puesto que el CTE no especifica la modalidad de explotación de la instalación fotovoltaica instalada, tendrían cabida tanto las instalaciones conectadas a la red eléctrica que exporten el 100% de la energía (modalidad clásica), como las instalaciones conectadas a red interior para autoconsumo.

Desde el punto de vista administrativo debe resaltarse que:

  • En caso de autoconsumo, la modalidad podrá ser tanto de Tipo 1 como de Tipo 2, con o sin acumulación, siendo de aplicación las condiciones y requisitos establecidos en el RD 900/2015, de 9 de octubre, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas de las modalidades de suministro de energía eléctrica con autoconsumo y de producción con autoconsumo.

  • En el caso de conexión a red de la instalación sin pasar por la red interior y por tanto sin autoconsumo, la generación con renovables o cogeneración ya no percibe generalmente tarifas primadas, por lo que las ventas de electricidad al sistema serían a precio “pool”, muy inferior al que pagamos por la electricidad consumida (que es lo que se viene a ahorrar con el autoconsumo aparte de tener que pagar, en determinados casos, peajes y cargos). La posibilidad de una remuneración adicional para este tipo de instalación queda condicionada a las subastas que convoque el Ministerio con competencias en materia de energía, hasta ahora no accesibles en la práctica para pequeñas instalaciones. Por lo tanto, a pesar de que el fin buscado por la instalación sea la inyección a red, siempre que exista un consumo convendría ejecutar la instalación como de autoconsumo Tipo 2, de manera que se satisfaga las necesidades de dicho consumidor y se inyecte a la red, y se venda a mercado, el resto de electricidad que genere la instalación. De esta forma, se obtendrá un mayor beneficio económico, dado que ahorraremos en la factura eléctrica dicho consumo cuyo coste asociado será superior al precio que obtendríamos si esa misma energía la inyectásemos y vendiéramos a mercado.

5Quiero ejecutar una instalación de autoconsumo en mi parcela de un polígono industrial, pero comparto los primeros 14 dígitos de la referencia catastral con otra parcela, cuyo propietario ya ha ejecutado una instalación generadora o de autoconsumo. He leído que al coincidir los primeros 14 dígitos de referencia catastral podría presentarse algún tipo de conflicto debido a los condicionantes jurídicos y normativos ¿sería viable la instalación?

En principio, una instalación para autoconsumo va asociada a un contrato como consumidor, esto es, a un CUPS (Código Universal del Punto de Suministro). A pesar de exista una instalación cercana (coincidencia de los primeros 14 dígitos de la referencia catastral) al disponer de otro CUPS distinto al suyo, es razonable interpretar que, más allá de condicionantes legales establecidos bajo escenarios energéticos anteriores, no exista interferencia administrativa alguna entre ambas instalaciones.

No obstante, según el Real Decreto 1699/2011 que regula la tramitación del acceso a la red, aunque sean 2 instalaciones asociadas a 2 contratos diferentes con sus dos CUPS, dado que se ubican en una misma referencia catastral, exclusivamente a efectos de la solicitud de acceso a red la empresa eléctrica distribuidora la podría tratar como de una única instalación cuya potencia fuera la suma de ambas, y con ese valor total realizar el análisis de acceso a la red. En cualquier caso, la potencia máxima de cada instalación en autoconsumo estará supeditada siempre a la potencia contratada de consumo (asociada a cada CUPS).

Por otra parte, en relación a la tramitación administrativa, tendría que tramitar la nueva instalación en autoconsumo en el Servicio competente en energía de la comunidad autónoma donde se vaya a ubicar la instalación. En concreto, su puesta en marcha, y para el caso de instalaciones de potencia de generación superior a 100 kW, también la autorización administrativa previa a su construcción. Y finalmente, hacer la inscripción de la instalación de autoconsumo en el Registro de Autoconsumo (*).

  • (*)Aclaración: Se ha publicado en el BOE núm. 156 de 01 de julio de 2017, la Resolución de Sentencia del Tribunal Constitucional que declara contrario al orden constitucional de distribución de competencias y, por tanto, inconstitucional y nulo, el apartado tercero del artículo 4 y los artículos 19, 20, 21 y 22 del Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre. Estos últimos relativos al Registro del Autoconsumo del MINETAD. La Resolución reconoce las competencias autonómicas sobre la autorización y registro de estas instalaciones, por lo que queda pendiente la posible creación de estos registros por las distintas Comunidades Autónomas.

6En nuestra comunidad de vecinos queremos autoconsumir electricidad, ¿cuál es el procedimiento a seguir?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que en una comunidad de vecinos existen consumos particulares de éstos dentro de su vivienda, asociados a su propio contrato de suministro y facturados a través de su contador individual, y los consumos comunes de la propia comunidad contratados por ésta y registrados por otro contador distinto. Estos consumos comunes son los referentes generalmente a la luz de escaleras, del cuarto de calderas, de los ascensores, del garaje, etc., así como los de los motores de los ascensores, de las bombas de circulación de la calefacción, de la caldera, etc.

Existe la posibilidad de ejecutar instalaciones de autoconsumo para ambos tipos de consumos eléctricos, si bien los consumos comunes de la comunidad deberán abastecerse de su propia instalación generadora. Es este caso, la titularidad de la instalación de autoconsumo corresponderá a la comunidad de propietarios, al igual que el contrato de suministro eléctrico para alimentar los elementos comunes.

Por otro lado, si cada vecino quiere además autoconsumir en su vivienda, deberá ejecutar una instalación generadora en autoconsumo para sí mismo, no pudiendo ser compartida esta instalación por varios vecinos o por la propia comunidad. Por tanto, se debería ejecutar una instalación individual por cada contrato eléctrico existente, en tanto y cuanto no se regule esta modalidad (*)

En cualquier caso, tanto las instalaciones generadoras individuales de cada vecino para su propio autoconsumo, como la comunitaria para el autoconsumo común de la comunidad, podrán compartir su ubicación en los espacios comunes de la comunidad de vecinos, como puede ser la azotea del edificio, siempre que así se acuerde en una asamblea de vecinos, tal y como establece la legislación en materia de propiedad horizontal.

  • Aclaración: Se ha publicado en el BOE núm. 156 de 01 de julio de 2017, la Resolución de Sentencia del Tribunal Constitucional que declara contrario al orden constitucional de distribución de competencias y, por tanto, inconstitucional y nulo, el apartado tercero del artículo 4 del Real Decreto 900/2015, de 9 de octubre, que establece que «En ningún caso un generador se podrá conectar a la red interior de varios consumidores» y los artículos 19, 20, 21 y 22 del referido Real Decreto. Por tanto, sí sería posible llevar a cabo instalaciones para autoconsumo compartido. No obstante, está pendiente de regularización los esquemas y aspectos técnicos y económicos a los que se sujetarán estas instalaciones compartidas.

7¿Hay una penalización para las instalaciones fotovoltaicas existentes que no se ajustan a la normativa de autoconsumo vigente?

Toda instalación que no se ajuste al Real Decreto 900/2015 de autoconsumo eléctrico se arriesga a una sanción, según especifica la regulación del autoconsumo.

ASPECTOS ECONÓMICOS

1¿Cuánto cuesta acometer una instalación de autoconsumo?

No es posible dar una cifra, pues el precio de llevar a cabo una instalación de autoconsumo depende de la tecnología elegida, el tamaño de la instalación, la configuración del edificio, etc. Le recomendamos que, una vez elegida la tecnología, consulte al menos a tres instaladores electricistas que ofrezcan servicios de este tipo en su zona. Estos serán los que le puedan hacer un pequeño estudio y así asesorarles sobre la mejor y más ventajosa solución para su perfil de consumo.

2¿Es posible autoconsumir sin tener que abonar cargos al autoconsumo?

Sí, es posible, al menos con carácter transitorio y exclusivamente para determinadas tipologías de usuarios.

Así, según se establece en el Real Decreto 900/2015, de forma transitoria, únicamente los consumidores acogidos a la modalidad de autoconsumo Tipo 1 conectados en baja tensión cuya potencia contratada sea inferior o igual a 10 kW estarán exentos del pago del cargo transitorio por energía autoconsumida Además, todas las instalaciones de estas características que no incorporen sistemas de acumulación (baterías), y también las que los incorporen pero no puedan suministrar una potencia superior a la contratada, tampoco deberán afrontar el cargo fijo en función de la potencia.

En la práctica ello supone que, salvo algunas excepciones, la práctica totalidad de las instalaciones domésticas se encuentran en la actualidad exentas de pago de cualquier tipo de cargo asociado al autoconsumo, si bien es cierto que en el futuro las condiciones de exención podrían ser modificadas.

El resto de instalaciones que no cumplan las condiciones antes descritas (generalmente instalaciones de mayor tamaño que no tienen uso doméstico) deberán afrontar generalmente el cargo por energía autoconsumida y, en algunos casos, el cargo fijo en función de la potencia, cuyo importe puede consultarse en el apartado modalidades de esta web.

3¿Qué tipo de instalaciones deben depositar una garantía económica para tramitar la solicitud acceso a la red ante la compañía eléctrica distribuidora? ¿Existen exenciones?

Las instalaciones de Tipo 2 de potencia superior a 10 kW estarán obligadas a depositar, antes de realizar la solicitud de acceso a la red de distribución, una garantía económica a razón de 10 €/kW (excepto en el caso de las instalaciones de Tipo 2 de potencia inferior a 10 kW), en los términos establecidos en el artículo 66 bis del Real Decreto 1955/2000, de 1 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de autorización de instalaciones de energía eléctrica, según la redacción dada al mismo por el Real Decreto 1074/2015, de 27 de noviembre, por el que se modifican distintas disposiciones en el sector eléctrico.

Exenciones del depósito de la garantía.

Con carácter general, las instalaciones de autoconsumo de potencia inferior a 10 kW, con independencia de su modalidad, así como todas las instalaciones de autoconsumo de la modalidad Tipo 1, quedan exentas del depósito de esta garantía económica.

Pago de Aval o garantía económica para el acceso a red
Tipo 1 Tipo 2
Subtipo 1A (Pc<=10 kW) Subtipo 1B (10 kW<Pc<=100kW)
Exento Exento SÍ (pagarán 10 €/kW excepto aquellas con P<=10 kW)(*)

Por tanto, salvo casos excepcionales, las instalaciones de autoconsumo de carácter doméstico estarán exentas del depósito de esta garantía.

Además, de acuerdo con el artículo 12 y la disposición adicional cuarta de la Ley 52/1997, de 27 de noviembre, de Asistencia Jurídica al Estado y a las Instituciones Públicas, el Estado y sus Organismos autónomos, así como las entidades públicas empresariales, los Organismos públicos regulados para su normativa específica dependientes de ambos y los órganos constitucionales, están exentos de la obligación de constituir los depósitos, cauciones, consignaciones o cualquier otro tipo de garantía prevista en las leyes. Estas exenciones son de aplicación a las Comunidades Autónomas y entidades públicas dependientes de estas.

En consecuencia, las tipologías de entidades indicadas estarán exentas del depósito de esta garantía económica para cualquier tipo de instalación de autoconsumo, con independencia de su potencia y modalidad.

  • (*) Aclaración: para determinar la obligatoriedad de depósito de la garantía, así como su cuantía, se deberá tomar como base la potencia de generación instalada (P), y no la potencia contratada en el punto de suministro (Pc). En el caso de instalaciones fotovoltaicas la potencia instalada (P) será la suma de las potencias máximas unitarias de los módulos fotovoltaicos que configuran dicha instalación, medidas en condiciones estándar según la norma UNE correspondiente (RD 413/2014, artículo 3).

4¿Puedo instalar un dispositivo que evite el vertido a red de electricidad cuando no consuma lo que produzco? ¿Evitaría con estos sistemas el pago de cargos por generación al no usar nunca la red para la electricidad que genero?

Efectivamente, estos sistemas tienen cobertura legal, y existen soluciones tecnológicas, cuyo coste depende del tamaño de la instalación, que permiten el control de la energía generada de tal forma que si estamos produciendo electricidad en nuestra red interior ésta nunca pase a la red de distribución. Estos sistemas los podemos encontrar bajo diferentes denominaciones, aunque son equivalentes: vertido nulo, inyección cero, inyección nula, antivertido, etc… No obstante, nuestra instalación eléctrica sigue estando conectada a la red de distribución y puede tomar electricidad de la misma, por lo que nuestra actual legislación considera que el usuario aprovecha la red para complementar su equipo de generación y le obliga al pago de cargos idénticos a si no tuviera este tipo de dispositivo.

Desde el punto de vista energético, es importante señalar que estos dispositivos pueden suponer una sensible disminución de la eficiencia energética global de la instalación, al no poderse incorporar al sistema eléctrico los excedentes de energía en los periodos en los que no existe demanda, al tiempo que impiden la compensación energética instantánea con la red en periodos puntuales.

En consecuencia, bajo la óptica exclusivamente energética, estos dispositivos están por lo general desaconsejados, salvo casos excepcionales, como determinados perfiles de usuario o instalaciones que cuenten con una elevada capacidad de almacenamiento.

Por ello, deben tenerse en cuenta varias cuestiones de índole económica a la hora de elegir instalar o no estos dispositivos:

  • Por un lado, la legislación vigente establece que la energía que nos factura la compañía eléctrica es por saldos horarios. Esto quiere decir que el contador considera en cada hora la energía que nos suministra la red y le resta la que nosotros vertemos durante esa hora a la red, cobrándonos la diferencia. Si tenemos un sistema antivertido, la energía que generamos en cada instante y que no coincide con un momento de consumo, no se vierte a la red y se pierde (si no hay acumulación), por lo que no es contabilizada por el contador y por tanto, a efectos de facturación, no se resta de la energía que durante esa hora nos haya podido entregar la red, con el consiguiente perjuicio económico.

  • Por otro lado, la norma exime a las instalaciones tipo 1 de hasta 10 kW que dispongan de dispositivo antivertido del pago por el estudio de acceso y conexión que la distribuidora eléctrica lleva a cabo cuando solicitamos el punto de conexión. Estos estudios suelen ser muy económicos, y en todo caso muy inferiores a los del sistema antivertido propiamente dicho.

  • En el caso de instalaciones conectadas en baja tensión, si la potencia del generador es superior a 5 kW, la conexión deberá ser trifásica, con un desequilibrio entre fases inferior a 5 kW. Algunas compañías eléctricas permiten que excepcionalmente, podrán instalarse potencias mayores en suministros monofásicos en caso de disponer de un sistema que evite el vertido de energía a la red, que puede abaratar la instalación, aun a costa de perder las ventajas indicadas anteriormente.

  • Por último, en el caso de instalaciones conectadas en alta tensión (>1kV), el distribuidor puede exigirnos que se cumpla con el criterio de desconexión por máxima tensión homopolar. Esto significa que si queremos verter energía a la red tendremos que instalar dispositivos de control y desconexión por tensión homopolar que, por su coste, pueden ser más gravosos que un sistema antivertido que evite esta obligación, aun perdiendo las ventajas antes comentadas por la energía generada y no consumida a efectos de facturación en cada hora.

En todo caso, debe señalarse que si se instala un sistema de antivertido deberá estar homologado de acuerdo a la norma UNE 217001:2015 IN “Requisitos y ensayos para sistemas que eviten el vertido de energía a la red de distribución”.

Teniendo en cuenta todos estos factores, y por supuesto la potencia y tipo de instalación que mejor se acopla a nuestra demanda, tendremos que valorar qué opción es la más apropiada a nuestro caso. No obstante, de forma general, para instalaciones domésticas de pequeña potencia resulta más rentable no instalar sistemas antivertido.

5¿Cuál es el coste del estudio de acceso y conexión de generación que deberá abonarse a la compañía eléctrica en el momento en que sea concedido el punto de acceso y conexión?

El primer trámite administrativo a efectuar para una instalación de autoconsumo es la solicitud del punto de acceso y conexión a la compañía eléctrica distribuidora, que normalmente nos pedirá que cubramos el coste del estudio que deben hacer para determinar si es viable ese acceso y conexión. La obligación de pago a la distribuidora del coste del estudio de acceso y conexión viene establecida tanto en el Real Decreto 1699/2011 (artículo 6), como en el Real Decreto 1048/2013 (Artículo 30 y Disposición adicional 2ª).

El importe de este estudio, según establece textualmente el Real Decreto 1048/2013: se establecerá por orden del Ministro de Industria, Energía y Turismo, previo acuerdo de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, y previo informe de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, para los supuestos en que la empresa distribuidora realice estudios por conexión o acceso, mediante la aplicación de un baremo por nivel de tensión y estudio.

Hasta la fecha no se han publicado la obligada “Orden Ministerial” que fija este importe, por lo que de momento se estará a lo que establezca la empresa eléctrica distribuidora de la zona en la que se ubique la instalación.

Así, a título orientativo, los costes de los estudios aplicados por alguna compañía distribuidora son los siguientes:

POTENCIA (kW) COSTE
0 < P < = 10 150 € +IVA (*)
10 < P < = 100 260 € + IVA
100 < P < = 10.000 450 € + IVA
P > 10.000 820 € + IVA

(*) Estarán exentas de pago de estudio las solicitudes de autoconsumo Tipo 1 que indiquen y justifiquen que van a instalar un sistema antivertido.

  • La excepción indicada en la tabla anterior, está establecida en el artículo 7.2 del Real Decreto 900/2015, que indica “los consumidores acogidos a una modalidad de autoconsumo tipo 1 que tengan contratada una potencia inferior o igual a 10 kW y que acrediten que cuentan con un dispositivo que impida el vertido instantáneo de energía a la red de distribución estarán exentos del pago de los estudios de acceso y conexión previstos en el artículo 30 del Real Decreto 1048/2013, de 27 de diciembre, por el que se establece la metodología para el cálculo de la retribución de la actividad de distribución de energía eléctrica y del pago de los derechos de acometida de generación previstos en el artículo 6 del Real Decreto 1699/2011, de 18 de noviembre.

6Tengo contratada una potencia de 30 kW e instalo un sistema de autoconsumo eléctrico de 5,5 kW Tipo 1, ¿tendría que pagar los estudios de acceso y conexión?, y ¿tendría que pagar el cargo transitorio por energía autoconsumida?

En primer lugar, al tener más de 10 kW contratados, no está exento de pagar el coste del estudio, aunque hubiera instalado un dispositivo que evitara la inyección de excedentes a la red. En cualquier caso, se entiende que dicho estudio, al ser una instalación pequeña, no tiene por qué suponer un coste significativo.

Respecto al cargo transitorio por la energía autoconsumida, solo están exentas del cargo transitorio por energía autoconsumida las instalaciones Tipo 1 realizadas para consumidores con potencia contratada de hasta 10 kW, por lo que sí pagaría el cargo.

Cabe resaltar que en el caso de la Comunidad Autónoma de Canarias y de las Ciudades de Ceuta y Melilla este cargo actualmente tiene un valor cero para cada categoría de peajes de acceso y periodos horarios.

ASPECTOS TÉCNICOS

1¿Y cuál es la dimensión óptima para una instalación de autoconsumo?

Tampoco para este caso se puede dar un valor absoluto. Como regla general, la instalación de autoconsumo, con el actual marco legal, debe diseñarse para verter el mínimo de energía a la red, ya que incluso en las instalaciones Tipo 2 (RD 900/2015) el precio recibido por la venta de energía a la red no suele compensar el sobrecoste de mayorar las instalaciones. Menos ventajoso es el caso de las instalaciones de Tipo 1, que no reciben compensación económica por la energía vertida a red.

Por tanto, recomendamos dimensionar las instalaciones para que la electricidad que generen se acomode, hora a hora, a su consumo eléctrico, y evitar dimensionar según la potencia contratada.

En consecuencia, un buen dimensionado deberá tomar como base la curva de demanda eléctrica del suministro, que se puede solicitar gratuitamente a la compañía eléctrica distribuidora, y evitar dimensionar según la potencia contratada por el abonado.

En cualquier caso, debe tenerse en cuenta que los generadores (fotovoltaicos, eólicos, cogeneración…) de la instalación de autoconsumo no pueden superar la potencia contratada con el distribuidor eléctrico para el consumo al que está asociada la instalación. A este respecto se debe resaltar que en caso de generadores eléctricos en corriente continua (fotovoltaica, eólica) esa potencia de generación es la del equipo generador y no la del inversor necesario para el acople a la red.

  • Si se trata de una instalación solar fotovoltaica, puede hacerse una idea aproximada del dimensionado óptimo con la herramienta “Calcule su instalación”,  disponible en la sección de Instalaciones de esta web. Para instaladores, ya familiarizados con el dimensionado de instalaciones solares fotovoltaicas, se han incluido una serie de fichas de dimensionado orientativas para las distintas tarifas y sistemas en la sección Caracterización y dimensionado de El Rincón del Instalador.

2¿Cuántos contadores de electricidad debo tener si decido llevar a cabo una instalación de autoconsumo en mi hogar sin vertido a red?

El número de contadores, su ubicación y uso viene especificado en el Capítulo I del Título IV del RD 900/2015 Requisitos generales de medida en la modalidad de autoconsumo el cual a su vez hace referencia al cumplimiento del Reglamento Unificado de puntos de medida del sistema eléctrico aprobado por el Real Decreto 1110/2007, de 24 de agosto.

Una instalación para autoconsumo sin vertido en un hogar se acogerá generalmente a la modalidad Tipo 1 del RD 900/2015, para la cual dicha regulación establece que los sujetos consumidores dispondrán de los equipos de medida necesarios para la facturación de los precios, tarifas, cargos, peajes y otros costes y servicios del sistema que le resulten de aplicación. Necesitarán tanto un equipo de medida que registre la energía neta generada de la instalación de generación como otro equipo de medida independiente en el punto frontera de la instalación (el contador de abonado existente). También establece que, opcionalmente, podrá disponer de un equipo de medida que registre la energía consumida total por el consumidor asociado.

Ello se resume en que se necesitará un nuevo contador para la instalación de generación que se unirá al contador de abonado ya existente para el consumo.

En determinados casos, la ubicación de este segundo contador, que debe ser accesible para el encargado de la lectura, puede suponer un sobrecoste importante para la instalación de autoconsumo, sobre todo en instalaciones domésticas de pequeño tamaño. Por ello, se aconseja analizar los condicionantes y posibilidades de ubicación de los equipos de medida en el momento de estudiar la vialidad técnica y económica de la instalación.

3¿Es posible vender la energía sobrante de las instalaciones de autoconsumo de la modalidad Tipo 1? En el caso que sea posible, ¿esta se vendería a precio de “pool”?

No, solo se puede vender la electricidad sobrante inyectada a la red si la instalación fotovoltaica se legaliza como modalidad Tipo 2 (productor).

Los sistemas de autoconsumo Tipo 1 NO se inscriben como productores de electricidad y, por tanto, no pueden vender los excedentes de electricidad que inyectan a la red, por lo que son únicamente consumidores, tanto de la red como de la energía que producen. Estos consumidores en modalidad Tipo 1 inyectan a la red la electricidad sobrante sin contraprestación económica alguna.

Los autoconsumidores Tipo 2, sin embargo, sí se inscriben como productores de electricidad, por lo que sí venden sus excedentes, lo harán previsiblemente a precio de mercado (“pool”), entre 4 y 5 céntimos cada kWh. Además, pagarán los peajes de acceso como generador (0,0005 €/kWh) por verter a la red esa electricidad y el impuesto sobre valor producción energía eléctrica IVPEE (7%).

Debe señalarse que, en el caso de instalaciones de Tipo2, el hecho de obtener una retribución por la energía excedentaria no debe considerarse siempre una ventaja ni debe constituir en sí mismo un argumento suficiente para optar voluntariamente por esa modalidad. En este sentido, en instalaciones de autoconsumo bien dimensionadas, la energía excedentaria vertida a la red suele ser inferior al 10% de la producida (consulte el apartado casos prácticos y su tabla resumen en la sección Instalaciones de esta web) y su valor de venta no suele compensar las obligaciones tributarias derivadas de la venta (declaraciones trimestrales de IVA, impuesto de sociedades, liquidaciones del IVPEE, etc…).

Por ello, se considera recomendable que el titular acuda a la modalidad Tipo 1 siempre que sea posible, a menos que la potencia contratada para consumo por el cliente titular de la instalación supere los 100 kW y sea obligatorio acogerse a la modalidad Tipo 2.

4Se quiere llevar a cabo una instalación para autoconsumo en una empresa que, una vez dimensionada, se encuentra en el umbral de los 100 kW. Se tiene constancia de algunas diferencias en la tramitación administrativa de las instalaciones de más de 100 kW con respecto a las de menos de 100 kW. ¿Hay tanta diferencia de tramitación entre ambas? ¿Qué me puede interesar más? ¿Pueden estas diferencias en la tramitación motivar una u otra decisión?

Las instalaciones de potencia menor o igual de 100 kW se tramitan de acuerdo al Real Decreto 1699/2011, en tanto que las de más de 100 kW se tramitan por el Real Decreto 413/2014 y por el Real Decreto 1955/2000, entre otros. Por tanto, existen diferencias en la tramitación de las mismas.

Señalamos, a continuación, algunas de estas diferencias, por si fueran de utilidad a la hora de tomar una u otra decisión:

  • La documentación a presentar ante la compañía eléctrica para la solicitud y emisión del punto de conexión, así como los plazos, son diferentes (más largos en las de más de 100 kW).
  • Las de más de 100 kW requieren, además, autorización administrativa y aprobación de proyecto por parte del órgano competente, en tanto que las de hasta 100 kW conectadas en baja tensión no requieren de esta autorización previa a su construcción.
  • Las de potencia menor o igual de 100 kW se pueden conectar directamente a la red la interior de Baja Tensión de un consumidor, mientras que las de más de 100 kW no se pueden conectar en Baja Tensión (lo harán en Alta Tensión, lo que requiere de la instalación de un transformador).
  • Las instalaciones menores o iguales a 100 kW pueden elegir ser autoconsumidores Tipo 1 o Tipo 2, siempre que la potencia contratada sea inferior a 100 kW, en tanto que las de más de 100 kW solo pueden ser Tipo 2.
  • Las instalaciones de más de 100 kW, al ser obligatoriamente Tipo 2, tienen además que darse de alta en el Registro de Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica y cumplir con las exigencias que supone ser productor de electricidad.

En conclusión, la tramitación administrativa de una instalación en autoconsumo de hasta 100 kW es más simple y ágil que la de una instalación mayor, al requerir menos documentación y tener un procedimiento más corto, máxime si se trata, además, de una instalación en la modalidad Tipo 1.

Esto hace que, en ocasiones, se establezca el umbral de 100 kW para consumos que podrían requerir instalaciones mayores, sobre todo en aquellos casos como el que se baraja, en el que la instalación estaría precisamente alrededor de los 100 kW de potencia.

No obstante, se ha de recordar que la elección de la modalidad de autoconsumo Tipo 1 o Tipo 2 puede estar condicionada por la potencia contratada en el suministro: si la potencia contratada es mayor de 100 kW, aun cuando la instalación de generación no supere los 100 kW, el autoconsumidor será considerado como Tipo 2.

AUTOCONSUMO EN LOS MUNICIPIOS

1Un ayuntamiento desea instalar algunas farolas autónomas de alumbrado público con dispositivos fotovoltaicos para autoconsumo aislado. ¿Cuál es el trámite a seguir en ese caso? ¿Qué peajes habrá que pagar?

Generalmente estas farolas disponen de equipos fotovoltaicos con almacenamiento que funcionan en isla, las cuales no requieren conexión a la red de electricidad. En estos casos, independientemente de la función que tenga esa farola (alumbrado exterior de un inmueble o iluminación pública), no está sujeta, a efectos legales, al Real Decreto 900/2015 de autoconsumo, ya que no entra dentro de los supuestos de esta regulación.

Al no estar sujeta al RD900/2015, no tendrá que pagar en ningún caso cargos ni costes del sistema eléctrico. No obstante, no deja de ser una instalación de generación de energía, por lo que estará sujeta al Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión y habrá que tramitarla convenientemente ante los servicios competentes en materia de energía de cada Comunidad Autónoma.

2Un ayuntamiento dispone de muchos puntos de suministro eléctrico: colegios, edificios administrativos y una empresa municipal de servicios (agua, residuos urbanos, etc.). El ayuntamiento ha decidido ejecutar instalaciones de autoconsumo eléctrico, ¿qué edificios serían los más idóneos?

Es difícil saber a priori qué instalaciones serían las más rentables. Lo más adecuado sería realizar un estudio de todos los suministros eléctricos de los edificios de titularidad municipal y evaluar el ahorro que se conseguiría en cada uno de ellos teniendo en cuenta la inversión asociada.

Sin embargo, a falta de más datos, se exponen a continuación algunas recomendaciones que se han ido obteniendo de analizar la influencia de diversos factores en el dimensionado de instalaciones en autoconsumo.

  • Para empezar, se debe recordar que las instalaciones de generación eléctrica en régimen de autoconsumo (fotovoltaicas, eólicas, cogeneración…) no podrán superar la potencia contratada con la compañía eléctrica distribuidora para el consumo al que está asociada la instalación (edificio al cual se quiere suministrar la energía eléctrica).

  • Las instalaciones de menos de 10 kW sin acumulación asociadas a consumidores con potencia contratada no superior a 10 kW presentan algunas ventajas administrativas y económicas respecto al resto. Si bien las economías de escala juegan en contra, el hecho de que este tipo de instalaciones estén exentas del pago de cargos por energía autoconsumida es determinante. Dentro de ese tramo, las economías de escala intervienen, y cuanto mayor sea la instalación, a priori más rentable sería. Ha de tenerse en cuenta que las instalaciones pequeñas, al ser usualmente de Tipo 1 y no percibir remuneración por los excedentes, deben dimensionarse para que estos sean mínimos.

  • En el caso de instalaciones de mayor potencia es más rentable acogerse al Tipo 2 ya que así podrán percibir una remuneración por los excedentes inyectados a la red. Ahora bien, esta opción implica tener la condición de productor de energía eléctrica y facturar esta energía, lo que constituye una actividad poco habitual de la mayoría de las administraciones públicas, entre las que se encuentran los ayuntamientos.

  • Es conveniente priorizar la inversión en aquellos edificios de alto consumo eléctrico en horario de funcionamiento diurno, con potencias contratadas de suministro no superiores a 10 kW y que requieran una instalación en autoconsumo de una potencia lo mayor posible pero por debajo de los 10 kW. Sería el caso de los colegios y de los edificios administrativos. En el caso de que haya varios inmuebles similares, se recomienda ejecutarla en los usos que admitan mayor potencia de instalación de generación (siempre por debajo de 10 kW) sin que se produzcan excedentes o con los mínimos posibles.

  • Una vez cubiertos los edificios más ventajosos se puede invertir en más instalaciones, siendo preferible hacerlo en edificios elevados consumos eléctricos y optar por una instalación en autoconsumo Tipo 2, si bien presenta mucha mayor complejidad en su gestión.

  • Por último, un factor importante a tener en cuenta en el diseño de la instalación es el uso de los edificios municipales. En este sentido, aquellos que cierren de forma prolongada durante la época estival o los fines de semana conseguirán rentabilidades considerablemente menores, aun vendiendo los excedentes.

3¿Qué papel juegan los ayuntamientos en la tramitación administrativa de las instalaciones de autoconsumo?

El papel de los ayuntamientos en la tramitación de una instalación de autoconsumo eléctrico es la concesión de la licencia de obras previa a su ejecución, así como la comunicación de inicio de actividad, en su caso. El resto de trámites necesarios para la ejecución y puesta en marcha de una instalación en régimen de autoconsumo se llevan a cabo con el servicio competente en energía de cada Comunidad Autónoma y la compañía eléctrica distribuidora que corresponda a su municipio.

  • Si desea conocer con mayor detalle el procedimiento de tramitación de las instalaciones de autoconsumo, consulte el apartado de tramitación administrativa en la sección El Rincón del Instalador de esta web.
4Un ayuntamiento desea llevar a cabo una instalación de autoconsumo en un edificio público municipal. Dicho edificio tiene su uso principal durante los días laborables, pero se encuentra sin servicio los fines de semana, en los que presenta únicamente consumos eléctricos residuales. Con el objetivo de percibir unos ingresos por la energía excedentaria que se inyecte a la red en estos periodos de consumo mínimo, se ha planteado realizar la instalación bajo la modalidad Tipo 2. ¿Sería esta opción la más aconsejable en este caso?

Como regla general, las instalaciones de autoconsumo se deberían dimensionar de manera que la energía excedentaria vertida a la red sea la mínima, esto es, procurando que sea inferior a un 10%-20% de la producida (consulte el apartado casos prácticos y su tabla resumen en la sección Instalaciones de esta web). Dicho criterio orientativo de dimensionado pretende optimizar el periodo de retorno económico de la inversión, en aplicación del marco jurídico, normativo y retributivo vigente.

No obstante, en los casos en los que los edificios no tengan un patrón de consumo repetitivo para cada día de la semana, como este caso, o en aquéllos en los que se tuviera un uso de medio día y el resto de día no hubiese consumo, la mejor manera de calcular el tamaño óptimo de la instalación bajo qué modalidad de autoconsumo (Tipo 1 o Tipo 2) se obtiene un mejor retorno económico, sería realizando una buena simulación, ya sea con una herramienta diseñada para tal fin o a través de un proyectista o instalador de sistemas para autoconsumo.

En cualquier caso, cuando los excedentes superen el 15 o 20 % de la producción de una instalación de autoconsumo, se podría plantear realizar la instalación bajo la modalidad de autoconsumo Tipo 2, en la que se retribuye a precio de mercado la energía inyectada a la red. Ahora bien, esta opción implica tener la condición de productor de energía eléctrica y facturar dicha energía, lo que constituye una actividad poco habitual en la mayoría de las administraciones públicas, entre las que se encuentran los ayuntamientos. Por ello, y debido a las gestiones que lleva asociadas dicha actividad, como por ejemplo las obligaciones tributarias derivadas de la venta de energía (declaraciones trimestrales de IVA, impuesto de sociedades, liquidaciones del Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica, etc…), el posible beneficio económico adicional no siempre compensa el esfuerzo administrativo que supone la elección de la modalidad Tipo 2 y resulte más sencillo acogerse a la modalidad Tipo 1, a pesar de no percibir ingresos por la energía excedentaria vertida a la red.

Además, si la potencia contratada en el edificio es inferior o igual a 10 kW, caso que podría darse en algunas dependencias municipales, la elección de la modalidad Tipo 1 tendría además como ventaja que la instalación de autoconsumo estaría exenta de pagar el cargo transitorio por energía autoconsumida.

Finalmente, también puede analizarse la posibilidad de realizar una instalación equipada con sistema de almacenamiento energético, decisión que dependerá del perfil de demanda eléctrica del edificio.